Saltar al contenido

Piercing de acero quirúrgico

El Piercing de acero quirúrgico es un elemento decorativo que añadimos a nuestro cuerpo para darnos una apariencia más audaz o atractiva, son los preferidos de muchas personas.

Existen varios materiales con los que se pueden fabricar para brindar una buena imagen y no causar daño a la piel, pero los más comunes son los piercings de acero quirúrgico.

¿Qué son los piercings de acero quirúrgico?

Piercing de acero quirúrgico
Piercing de acero quirúrgico

Los piercings de acero quirúrgico reciben este nombre porque son fabricados con el material principal de instrumentos quirúrgicos, pero son también conocidos como piercing de acero inoxidable.

Hace algún tiempo, los piercings de titanio fueron los más populares, pero en la actualidad son más utilizados los de acero inoxidable, como los piercings de acero quirúrgico para la nariz, y son los más recomendados por los perforadores, ya que no desprenden compuestos tóxicos.

Ventajas del acero quirúrgico

Un piercing de acero tiene numerosas ventajas sobre los fabricados en otros materiales, entre los cuales destacan las siguientes:

  • Es más económico: la principal ventaja es que es un material menos costoso que el titanio, de manera que es posible conseguir piezas y diseños a un mejor precio.
  • No se oxida: este material tiene la peculiaridad de que no sufre oxidación, por lo que es más resistente y apto para el uso en zonas delicadas como la lengua.
  • Se puede esterilizar: esta ventaja es muy importante ya que al ser un material que se puede esterilizar, se evita que ocurran posibles infecciones y que la herida cure más rápido.
  • No pierde color: cuando se trata de piercings queremos lucirlos lo mejor posible y que duren un tiempo; los de acero quirúrgico son ideales porque no se decoloran, y en caso de que se vea oscurecido solo significa que hay que limpiarlo.
  • No produce alergias: el acero quirúrgico es perfecto para cualquier tipo de piel; porque es un material hipoalergénico.

¿Cómo limpiar los piercings?

como limpiarlos

Es importante mantener una buena higiene del piercing para que no ocurran infecciones y para que la herida pueda sanar con facilidad, sin que sea algo traumático.

Si deseas limpiar un piercing de acero quirúrgico para ombligo recién hecho o para cualquier otra parte del cuerpo de manera que cicatrice bien, solo debes seguir unos simples pasos:

  1. Lava bien tus manos con agua y jabón
  2. Limpia la zona de la piel alrededor del piercing con agua y un jabón neutro.
  3. Utiliza suero fisiológico para limpiar la herida con mucho cuidado.
  4. Seca la zona con un paño de manera muy suave para no lastimarte
  5. Desinfecta el piercing también con la solución salina y luego ponlo nuevamente en su lugar.

Procura no usar maquillaje, ni prendas apretadas sobre la zona del piercing para que pueda curarse mejor.

En el caso de que ya tengas tiempo con tu piercing y la herida haya cerrado, es probable que quieras limpiarlo para devolverle el brillo. Para esto solo bastará con utilizar un hisopo o trapo de algodón, humedecerlo con agua y pasarlo sobre la superficie hasta que logres el resultado deseado.