Saltar al contenido

Historia del Acero

¿Sabías que los metales impulsaron el desarrollo de la humanidad?

El descubrimiento del hierro forjado marcó una Edad de cambios culturales y tecnológicos en la historia, ya que permitió contar con herramientas y armas que innovaron en la agricultura, religión y cultura.

Si no te parece fantástico cómo lograron controlar el fuego y el gran descubrimiento que significaron los metales, imagina defenderte de un tigre o cortar tu comida con sólo una piedra.

De esta forma, el uso de los metales ha cambiado el mundo, y el acero forma parte de esta evolución.

Descubrimiento del acero

Originalmente sólo era conocido el hierro fundido, éste se obtenía de la mezcla de mineral de hierro y carbón vegetal. Sin embargo, casualmente variando en ocasiones la mezcla, los artesanos observaron que se obtenía una aleación con otra consistencia. A esta aleación se le denominó acero.

De modo que el acero como muchos otros descubrimientos fue producto de la casualidad y ahora no podemos estar sin él.

A diferencia del hierro fundido, la mezcla entre mineral de hierro y carbón debía calentarse por varios días en recipientes de arcilla hasta obtener el resultado deseado.

Los hornos pequeños de la edad antigua sólo permitían obtener metal de forma limitada y dependía de artesanos muy especializados. Esta forma de producción surgió en la edad antigua, ya que evidencia de que los egipcios y griegos lo conocían, pero empezó a caer en el olvido.

Entonces, tiempo después, comenzó a despertarse el interés por el acero y en la Edad Media se popularizó al lograr construir grandes hornos de función que permitieron elevar la producción. Ahora el acero era un bien muy deseado y accesible para los señores feudales.

El acero marcó superioridad bélica sobre las armas de bronce de la época al tener mayor resistencia a los impactos, el doble de dureza y mantenerse afilado por más tiempo.

La evolución de los metales es una muestra del ingenio humano, ya que sin éstos no hubiera sido posible alcanzar desarrollo en algunas áreas y contribuir a la revolución industrial.

Sin el acero empleado en la construcción de ferrocarriles no se habría logrado el avance que hubo en medios de transporte que llevó a la formación de la sociedad actual.

El acero y el crecimiento de las ciudades

El acero continuó obteniéndose de forma tradicional hasta el año 1855 en que Henry Bessemer innovó al desarrollar el horno que lleva su nombre. Esto permitió el aumento de la producción y la reducción en los costos.

Actualmente, el acero es el metal más utilizado para la construcción y ha formado parte del desarrollo de las ciudades. Para su obtención se utilizan enormes hornos de fundición que alcanzan altísimas temperaturas y facilitan la producción industrial.

El acero forma parte de nuestras vidas

El acero lo encontramos en nuestra vida cotidiana, sin él no sería posible construir altos edificios, también se encuentra en la cocina, en baños y decoración, además de instrumentos quirúrgicos.

Ahora que conoces la historia, al utilizar un cuchillo o una barra de baño de acero, recuerda que ese elemento es producto de una evolución histórica proveniente de la antigüedad, y que en otro tiempo marcó la diferencia entre la extinción y la supervivencia de nuestra especie.

Tambien te puede interesar:

¿Que es el Acero?

Diferencias entre el acero y el hierro

Tipos de Acero